photo
promo

Our Cosmic Identity

Life on Earth was created by the interference of an extraterrestrial highly advanced biotechnological civilisation whose representatives (scientists), and auxiliary research staff regularly visit Earth.

More
promo

Ratürian Movement

We are a Movement convinced of the origin of life on earth from another space-time continuum.

More
photo
promo

Traditional Religions Are No Longer Needed

- A New Generation of Cosmic Consciousness is Coming -

More

Somos un ordenador biológico creado por la citada inteligencia avanzada cuya principal fuente de procesamiento (pensar, analizar, tomar decisiones, emociones) es nuestro cerebro. Algunos relacionan estas características con el corazón, como si éste pensara. Hay una gran diferencia entre ambos. Esto se debe a una mentalidad religiosa que a menudo se opone a la lógica y a la realidad.
Es hora de empezar a llamar a las cosas por su nombre. Los países en los que domina uno u otro dios se ven envueltos en batallas internas de visión del mundo. Los dioses son ajenos a la tecnología, aunque les gusta utilizarla. Los dioses y las religiones discriminan a las mujeres.

Los mandamientos de los dioses son inadecuados a la realidad y a muchos contextos culturales. Una niña violada por su padre, ¿obedecerá el cuarto mandamiento? ¿Se seguirá diciendo a los niños enfermos en los hospitales que tienen un padre amoroso en el cielo que se preocupa por ellos? En el nombre de tal o cual dios se cometieron masacres, se mató, se mutiló, se iniciaron guerras.
Proponemos sustituir el balbuceo religioso teológico vacío sobre tal o cual dios, sobre la fe, sobre los absurdos soteriológicos, por observaciones razonables en el contexto de una realidad en desarrollo pero no del pasado, del que sólo podemos sacar conclusiones, porque impide el desarrollo de la humanidad.

Estamos a favor de sociedades sin adoctrinamiento religioso y sin invocar (incluso en la constitución) a dios. Valores como el respeto a los demás, el amor, el cuidado de la naturaleza, de los enfermos, de los ancianos, no requieren ninguna fe, sino una adecuada educación y madurez.